muralrecorteflyerwebllamadas

A 20 años de la canonización del Padre Champagnat

Hace 20 años, un 18 de abril de 1999, fue canonizado en el Vaticano San Marcelino Champagnat, el fundador del Instituto de los Hermanos Maristas. “Queridos jóvenes, que habéis venido (…) para manifestar vuestra adhesión al ideal educativo del padre Champagnat, os exhorto a permanecer fieles en el camino hacia Dios que él os señaló”, dijo el Papa Juan Pablo II, en su discurso de bienvenida a los peregrinos de diferentes partes del mundo, que llegaron hasta Roma para la canonización del P. Champagnat.


La familia marista vivió la canonización como un momento especial, bajo el lema “Un corazón sin frontera”. Para los Maristas de Champagnat, la canonización del P. Champagnat significa “un reconocimiento oficial de la Iglesia de que nuestro fundador es un hombre de Dios, suscitado por el Espíritu Santo para conducir a la santidad a todos aquellos que caminan tras sus huellas. Puede, además, ser propuesto como modelo de referencia para la propia vida, como seguro intercesor ante Dios”, tal como recordó en ese entonces, el H. Gabriele Andreucci, Postulador general.

 

El milagro del P. Champagnat

El Santo de los Maristas subió a los altares tras reconocérsele un milagro de sanación: la curación inexplicable del hermano Heriberto Weber, a quien los médicos, en mayo de 1976, diagnosticaron “neoplasia primitiva desconocida con metástasis en los pulmones”, y declararon incurable.

En aquel entonces, al enterarse de la noticia, los Hermanos y alumnos de la provincia de Uruguay – lugar donde radicaba el enfermo – iniciaron una novena para pedir por la intercesión del Beato Marcelino Champagnat. Cuando lo devotos terminaron el periodo de oraciones, el H. Heriberto recuperó las fuerzas y se sintió mucho mejor. El milagro ocurrió el 26 de julio de 1976: las radiografías y análisis médicos demostraron que la enfermedad había desaparecido.

Ante el milagro, el Hno. Agustín Carazo postuló la causa en 1985. El 26 de junio de 1997, los peritos médicos miembros de la Consulta consideraron que la enfermedad del hermano Heriberto era una “Grave afección pulmonar caracterizada por diseminación nodular bilateral con una marcada insuficiencia respiratoria en el sujeto con gravísima repercusión del estado general”, y concluyeron que tal modalidad de curación era científicamente inexplicable.

Un año después, el 20 de febrero de 1998, la Comisión de Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos, reconoció la curación del Hno. Herirberto Weber como algo preternatural y lo atribuyó a la intercesión del Beato Marcelino Champagnat. La Congregación ordinaria de los Eminentísimos Cardenales y Excelentísimos Obispos expresó por unanimidad, el 2 de junio de 1998, que se trataba de un auténtico milagro, y fue decretado como tal, por el Papa Juan Pablo II, el 3 de julio de 1998.

Meses después, el Pontífice determinará el 18 de abril de 1999 como la fecha para la canonización de Marcelino Champagnat. ¡El anhelado día había llegado!

 

El Papa Juan Pablo II invita a dar gracias a Dios

“Podemos dar gracias a Dios por los numerosos discípulos del padre Champagnat, que han vivido con fidelidad su misión (…) A todos los fieles presentes, así como a todos los Hermanos Maristas del mundo, a las personas que trabajan con ellos en el campo de la educación y a todos los jóvenes que se benefician de su apostolado, les imparto de todo corazón la bendición apostólica”, expresó el Papa, hace dos décadas, en la Plaza San Pedro, al canonizar al padre fundador de los Maristas: el Beato y Santo, Marcelino Champagnat.

Visto 493 veces

 

Conectate Vía

facebook twitter instagram youtube

 

Seguínos en Facebook

Tweets Recientes

Visitas Recibidas

1160857
HoyHoy227
AyerAyer1012
Esta SemanaEsta Semana5330
Este MesEste Mes18882
TotalTotal1160857
34.229.113.106